domingo, 21 de marzo de 2010

Héroes granadinos en una ciudad afrancesada


Ha pasado el año de la celebración en distintos puntos de España del alzamiento contra los franceses, de lo que a partir de entonces fue la instauración de la nación política española. Un cambio muy importante en la historia del país que aun sigue teniendo sus repercusiones. El país entero se unió en la lucha contra el invasor dando ejemplo al resto de Europa que seguía muy de cerca los sucesos de aquellas jornadas.
Como granadino, vecino de Lobres, pequeño pueblo de la costa, dedicaré este primer artículo a rememorar algunos nombres y hechos acaecidos en dicha provincia.

Los franceses ocuparían la ciudad desde 1810 hasta 1812, dos días antes de su llegada se podía leer en el Diario de Granada:

Es innegable el mérito que han contraido algunas ciudades y provincias en el tiempo de nuestra heroica resistencia, y que se han llenado de gloria. Granada por su parte, aunque hasta ahora ha tenido la felicidad de no ser invadida, ha hecho tales sacrificios que es acreedora a los mayores elogios. En esta crítica ocasión no hay duda que por verla libre de tan terrible azote, volarán a defenderla sus hijos en el momento, para que jamás se disminuya la gloria que han adquirido. Si a más del patriotismo que siempre ha influido a tan dignos hijos de esta heroica Ciudad, puede estimularles algunos recuerdos de la inmortal Zaragoza lean los siguientes versos que se hallan en uno de los poemas escritos en elogio de aquella ínclita Ciudad”.

Pero a la llegada de estos a Granada no hubo resistencia alguna, pactando el ayuntamiento afrancesado de la ciudad una sumisión total para que no se produjese ningún tiroteo, así como también se abortó las conspiraciones que siguieron a la quema del retrato de Godoy en la Plaza Nueva (abril de 1808), al horroroso asesinato de Trujillo, el marido de una hermana de la famosa Pepita Tudó (30 de mayo, conocida por su relación con Godoy), ni la Batalla de Bailén y su espléndida victoria, ni los tristísimos espectáculos de las ejecuciones que se efectuaban en el Triunfo, en las cuales pereció el heroico capitán Moreno, consiguieron regularizar el sentimiento de protesta contra la invasión napoleónica, y el alcalde de Otivar, que inició una insurrección general y se apoderó de fuertes posiciones en Motril y otros puntos de la costa, vio fracasado su noble y patriótico ardimiento. Sin embargo, héroe granadino fue el defensor de Gerona, Álvarez de Castro y el alcalde de Otivar, así como muchos héroes anónimos de aquellas jornadas.
En el ayuntamiento, a la derecha de la presidencia, en el salón de sesiones de la casa antigua que ocupara frente a la capilla real, leíase esta inscripción: “A D. Mariano Álvarez, natural de esta ciudad, gobernador de Gerona y su defensor extraordinariamente heroico contra las tropas de Napoleón.- El Ayuntamiento constitucional de Granada a 19 de marzo de 1814”.

Me ha sido imposible encontrar, de momento, ninguna referencia a algunos de los hechos del alcalde de Otivar (menos aun encontrar sus memorias), de quien he rebuscado mucho para encontrar información, aunque sí he leido pequeñas referencias y comentarios de alabanzas hacia dicho personaje.
El alcalde de Otivar, Juan Fernández Mañas, también conocido como El Tío Caridad, muere en Almuñecar en 1815, fue un duro guerrillero contra los franceses en las Alpujarras a partir de 1810. Escribió unas memorias ayudado por algún amigo, sobre los hechos que protagonizó, estas quedaron en custodia de su familia. Lo menciona Alarcón en La Alpujarra, y Lafuente Alcántara en Historia de Granada; luego, Gómez de Arteche se hizo con una copia, al parecer fragmentaria. En 1893 Eduardo Ligero Fernández, dueño del documento, lo regaló a Natalio Rivas, presidente de la Diputación de Granada: eran dos cuadernos, uno con el relato y otro con documentos autentificados. Rivas hizo gestiones para publicar el texto en 1897 ante Canovas, a quien pidió un prólogo y le hizo cesión del primer cuaderno. Tras la muerte del político no pudo recuperar el manuscrito, aunque guardó una copia. Sólo en un discurso pronunciado en 1940, ante la Academia de Historia pudo dar a conocer la obra; desde la página 21 vacía su contenido, que comienza con la invasión de Granada a principios de 1810: “Aquí principiaron a hervir en mi pecho los más amargos sentimientos y a conocer los efectos del verdadero patriotismo”.

Fuentes:
La Alhambra, 30 de septiembre de 1907, “Granada y el centenario de la Guerra de la Independencia”, El Bachiller SOLO.
La Alambra, 31 de marzo de 1918, “Los periódicos granadinos en la Guerra de la Independencia”, Antonio Gallego y Burín.
Fernando Durán López, “Nuevas adiciones al catálogo de la autobiografía española en los siglos XVIII y XIX (segunda serie)”, Universidad de Cádiz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada